Cosquillas en la Barriga


El sábado pasado, en compañía de buenos amigos hicimos un picnic en el parque Mont-Royal. Y como todos íbamos con pequeños, pues nos ubicamos cerca del parque infantil, el cual por cierto le falta un poquitin de mantenimiento y actualización.
Sin embargo, los niños se divirtieron a granel y La Vero hizo lo que mas le gusta: jugar con la arena y columpiarse.
Insistió muchas veces en que me columpiara con ella, hasta que finalmente acepté solo para que se quedara tranquila.
Me monté, comencé a balancearme e inmediatamente recordé… recordé las puntas peladas de mis zapatos Kickers azul marino que se alzaban siempre por encima de mi cabeza, recordé los pinos de El Junquito en compañía de mis primas, recordé el jardín de infancia de mi querida escuela…
Y al balancearme, alto y mas alto, comencé a sentir el vació en el estomago, y sin darme cuenta comencé a reír sin poder parar.
La Vero me preguntó “¡sientes cosquillas en la barriga!, ¡¿verdad?! ¡Por eso me encanta!”
Recordar cosas súper agradables sintiendo cosquillas en la barriga es genial!
Gracias mi Vero!!!

1 comentarios:

Consuelo dijo...

Creo que es lo mejor de tener hijos, te hacen recordar cosas guardadas en un baul que no sabes que tienes cerca.
Los sentimientos son mas autenticos y la alegria sale aun sin querer, que dicha¡¡¡
Sin duda alguna somos niños nuevamente en su mundo grande.